Pellerano va otra vez por la gran conquista: su identificación con Independiente del Valle y la obsesión de darle la primera estrella

Cristian disfruta a sus 37 años de una posibilidad histórica: quiere ganar el primer título de la historia del club que le dio la oportunidad de seguir jugando.

Es la voz de mando. Todo el entrenamiento gritando y coordinando con el cuerpo técnico, con sus defensores y, sobretodo, con los extremos, que son quienes tienen que estar ordenados para que la salida del equipo rival no los empiece a penetrar y a desordenar toda la estructura. 

Cristian tiene la experiencia de haberla ganado y todavía conserva esa locura por volverla a ganar. Es que sería el primer título de Independiente del Valle. Es que sería un título que celebraría todo Ecuador. 

- Sé que hay Liga en el medio, pero imagino que la cabeza debe estar un poco en la Sudamericana. ¿Cómo se hace para no pensar? ¿Cuánto tiempo del día se piensa en la Sudamericana?
- Y, es difícil, la verdad, no imaginarse el partido, no soñar con conseguir el objetivo que es ser campeón. Pero bueno, creo que los partidos y los entrenamientos diarios te hacen, por ahí, un poco distraer de ese pensar diario. Y bueno, después está en nosotros, los más grandes, el cuerpo técnico, en hacerle foco a los más jóvenes que, sin dudas, pueden llegar a ser los más propensos a tener la cabeza en el 9 de noviembre, de saber que estos partidos de liga que nos quedan los tenemos que tomar como una preparación importante para ese partido definitorio porque aparte nos va a ayudar a terminar lo más arriba posible en el torneo y eso es muy favorable para la continuidad de la liguilla.

-¿Cómo notás que los más chicos tienen la cabeza en la Sudamericana y qué les decís?
- Lógicamente te das cuenta porque se habla todo el tiempo, ¿no? Y bueno, mismo el tema de ir viendo reservar para la familia, conseguir esto, conseguir lo otro. Quieras o no, inconscientemente estás en ese día. Pero hablarles, hacerles entender de la importancia de los partidos que vienen por delante en el torneo, porque más allá de lo que va a representar después a nivel tabla de posiciones, también es una forma de llegar de una buena manera a la final porque si vos estos partidos los dejás de lado o no les das la importancia que requiere, seguramente no vas a llegar de la mejor forma a ese partido.

- Vos jugaste en Colón, ¿los chicos te preguntan por Colón?
- No, la verdad que por ahora no he hablado mucho de Colón. O de esa época o mismo del equipo. Sin duda que la mayoría lo ha visto en estos últimos partido, en Mineiro, porque nosotros ya habíamos clasificado y teníamos que esperar rival. Creo que el cien por ciento del plantel debe haber visto el partido. Saben de la concurrencia que va a haber del equipo sabalero.

- ¿Para vos es algo especial jugar una final contra Colón?
- No, especial, no. Como lo digo siempre, tengo gratos recuerdos de ese año en Santa Fe. Extrafutbolísticamente me marcó muchísimo porque nació mi hija más grande ahí. Pero por ahí no tuve tanto tiempo en el club como para tener un sentido de pertenencia que me pueda hacer sentir un partido tan importante como si me tocara jugar contra otros equipos como Independiente, no sé, Atlanta, Chicago, Arsenal... Equipos que por ahí he estado más tiempo y me han marcado más. Por ese lado por ahí no lo tomo tan así. 

- Estuviste en un montón de clubes y no estuviste demasiado tiempo en ninguno. En Independiente del Valle estás hace dos años, ¿qué lugar ocupa en los sentimientos y en tu carrera?
- Importantísimo. Es un club que a mi edad me dio la posibilidad de seguir jugando cuando en México se me habían cerrado las puertas por el tema del draft, ellos confiaron en mí con 35 años. No es fácil. Gracias a Dios creo que en conjunto hemos podido hacer cosas importantes. Y sin dudas que estar en esta instancia de Copa Sudamericana, creo que hace todo mucho más placentero. 

- Hablamos con Miguel, nos presentaron el colegio, todas las formativas juntas. Es algo único. No sé si en otros clubes que estuviste te tocó algo así, con tanto proyecto de formativas.
- En México. En México normalmente la mayoría de los equipos son de tener una infraestructura bien conformada. En la época en la que a mí me tocó estar en Argentina, el fútbol por ahí no estaba tan organizado como está ahora. Como están el 80 o 90 por ciento de los equipos. Sin dudas que acá en Ecuador, en ese aspecto, le saca muchísima ventaja al resto de los equipos. Y por eso tiene la posibilidad de poder promover muchísimos jóvenes y que de esa manera darles esa oportunidad de poder crecer, no sólo en lo futbolístico, sino en todos los ámbitos, en todas las comodidades. Junto con la gente de experiencia creo que hacen un mix muy bueno para ir por objetivos importantes. 

- ¿Te obsesiona, te come un poquito la cabeza tener la posibilidad de bordarle la primera estrella al club, a Independiente del Valle?
- Obvio, obvio. Son cosas que vas a quedar en la historia del club. Sin duda que ya con estar en esta instancia marcás, ¿no? porque es un club que tiene diez años de existencia y bueno, a pesar de que ya ha tenido una final de Copa Libertadores en su momento, el poder llegar a esta final y ganarla sería algo glorioso, ¿no? No solamente a nivel personal, sino también a nivel grupal. Lo que representaría para el Ecuador, que creo que hace muchísimo tiempo no consigue también un torneo internacional. Creo que todas esas cosas te hacen pensar y saber que podés dar un paso y quedar en la historia de un club como es Independiente que seguramente en un futuro va a ser muchísimo más grande.

- Ya ganaste la Copa Sudamericana con Independiente, pero ahora te toca desde un rol más protagónico. ¿Qué es la Sudamericana para vos?
- Es una competencia importantísima. Creo que sin dudas la Libertadores es, a nivel América, el torneo más importante, pero la Copa Sudamericana está ahí a la par. Quizás no tenga la trascendencia que pueda llegar a tener una Copa Libertadores, pero creo que no deja de ser un torneo internacional muy, muy importante y que, sin dudas, te hace ver en todo el mundo. 

- ¿Lo hablás con tu hermano, te dice algo? ¿Qué charlan en la intimidad, lo que se pueda saber, sobre la Sudamericana?
- No, feliz, feliz. Ha tenido la posibilidad de estar en todos los partidos que hemos definido acá de local. Sin dudas que el otro día, con la complejidad del partido que se dio con Corinthians, lo sufrió, y bueno... La verdad que ahora muy contento. La familia viene a ver el partido allá, mis sobrinos, sin dudas mi familia, mi mujer, mis hijos también. La verdad que disfrutándolo a la par mía. 

-¿Cómo te imaginás el 9 de noviembre a la noche?
- Y, festejando, levantando la Copa. Y bueno, tratando de poner esa estrellita que vos decís en el escudo de Independiente.

Cerrar