Lavallén: "Todos los que están en la cancha tienen el fútbol; los míos el corazón lo tienen muy grande"

El director técnico de Colón brindó la conferencia de prensa previa al partido más importante de su carrera.

Sonríe. En todo momento sonríe. Quiere atraer la presión. Fue el foco de una conferencia de prensa con dos protagonistas. Pero Pablo Lavallén sabía que no era momento para que sus jugadores pusieran la cara. La presión la absorve él. Y la transforma en una sonrisa. 

Con esa filosofía encara la vida Pablo Lavallén. "Con quien quisiera tener una llamada, no pasa nada, me comunico todos los días con él", confesó. Claro, hablaba de Dios. Como hace referencia casi siempre que declara y agradece. 

Y sabe lo que está viviendo. Esto es lo máximo. “Si uno lo llevara al máximo nivel, sería jugar la final de un Mundial, hacés todo lo que tengas que hacer para llegar. Por eso, sin mañana. Por supuesto, la vida sigue y Colón seguirá jugando. Pero esta es la gran oportunidad que todos los hinchas soñaban, una oportunidad que atraviesa generaciones de hinchas. Y hay que hacerles sentir a los jugadores, los que van a estar en el campo, que es un privilegio ser protagonistas de poder escribir la página más importante de la historia de Colón”, contó con, claramente, una sonrisa en el rostro.

Cuando le preguntaron por el rival, se diferenció de ellos: “Es un equipo con buena posesión y circulación de pelota, sobre todo en su campo, intentando que el rival salga y que genere los espacios para que sus delanteros, que son rápidos, corran. Ante eso, hay que ser inteligentes para saber en qué momento ir a buscarlos altos y presionar o esperarlos. La diferencia la hará el equipo que tenga más la pelota y no el que corra detrás de balón”. "Independiente se caracteriza más por un estilo de fútbol más aceitado que el nuestro y nosotros tenemos el corazón. Ellos van a jugar desde la pelota, la tenencia y la posesión; nosotros vamos a hacer lo mejor des lo futbolístico y el extra que se necesita desde lo actitudinal, que tiene que ser más que lo técnico y lo estratégico”, analizó.

Por último, avisó: “Ningún rival nos regaló nada. Si estamos en la final, es por mérito propio. Veremos si alcanza el fútbol o el corazón. Todos los que están en la cancha tienen el fútbol; los míos el corazón lo tienen muy grande, veremos qué se termina imponiendo”.

Cerrar