João Pedro: el joven de 17 años que debutó en Sudamericana con 3 goles

Gritó tres veces contra Atlético Nacional. Metió una asistencia. Ya está vendido a Watford. Le había convertido a Cruzeiro.

El talento se le escapa por los poros. Camina por el Maracaná disfrutando el juego. Deambula por el césped con placer. Hasta que arranca el partido. Es una furia. Los futbolistas de Atlético Nacional no lo pueden parar. Es la edad y es el físico y es el talento. Le alcanza apenas el primer tiempo para hacer historia y ser un jugador joven, muy joven, de 17 años, que brilla en la CONMEBOL Sudamericana. Anoten su nombre: João Pedro metió tres goles y dio una asistencia en la victoria de Fluminense, en la ida de la segunda fase.

No es un descubrimiento tan reciente. Desde fin de año, está vendido al Watford de Inglaterra. Pero éste último mes explotó. Hace una semana, le convirtió dos gritos a Cruzeiro, por el Brasileirao. Es la segunda vez que el equipo de Belo Horizonte lo sufre: en el cruce de ida por la Copa de Brasil, le empató el partido. Aunque ya había debutado en el Carioca, en los últimos días empezó a brillar descontroladamente. Y es una de las grandes joyas que acaban de florecer en la eterna pelota brasileña.

João Pedro está desde muy chico en Fluminense, aunque es de Ribeirao Preto, San Pablo. Pasó por los infantiles de Corinthians y de Santos, pero lo vieron en el equipo de Río de Janeiro y se lo llevaron. Es que un talento que merece ser observado. Su contundencia es impresionante: ya lleva siete gritos en 10 partidos. Es un centrodelantero de lujo: apenas 5 remates al arco y tres goles. Sorprende, además, su precisión para pasar la pelota: tuvo un 90% de eficacia, en 25 pases, una cifra muy buena para un centroatacante. A su vez, juntó faltas como para que su equipo ejecutara.

Fernando Diz, entrenador de Fluminense, es uno de los grandes cerebros del fútbol brasileño. El estratega promueve el buen juego y el talento. Sus equipos buscan salir jugando. Le quita los miedos a la creación. Apuesta a los futbolistas, los hace creer en sí mismos. Por eso, es lógico que João Pedro encuentre su mejor momento ahora: semejante brillo necesita de alguien que lo cuide. Aunque a fin de año se irá, el juego carioca, por ahora, lo disfruta. Con alegría.

Cerrar