Independiente resurge con la Sudamericana como respaldo

Venció a Fortaleza, de local, por 1-0. El resultado podría haber sido más abultado para ambos conjuntos. Leandro Fernández fue la figura y el autor del gol.

Lucas Pusineri busca abajo de su axila, en un bolsillo de su saco y da un beso. Un rato después, aclara que es una imagen de su abuela Nelly, que lo acompaña desde que falleció desde alguna parte del cielo. Los días anteriores fueron duros y tristes. Cuando las cosas no salen, el fútbol moderno sumerge a un cuerpo en una especie de lavarropas que hace doler. La derrota contra Racing, con dos jugadores de más, es una marca que le quedará para siempre a los rojos. Salir a la cancha, apenas cuatro días después, era un ejercicio para valientes. Haberle ganado 1-0 a Fortaleza, aunque se tratara de un debutante en la Sudamericana, es un oásis de alegría.

El partido es vibrante por la irresponsabilidad de dos jugadores que se hacen expulsar. Quedan diez contra diez y hay más espacios y los contragolpes se potencian sobre el césped. Independiente está plantado y se muestra fuerte emocionalmente, más allá del golpe. Silvio Romero, su capitán, sale a la cancha, hace el típico saludo que recuerda las costumbres de los campeones de los setenta y alienta a sus compañeros. Él mismo recibe de espaldas, da un paso atrás y mete una gran pelota para Fabricio Bustos. El lateral descarga hacia atrás y Leandro Fernández define. Maravilloso gol.

El sufrimiento encontró su mayor calma en un torneo donde Independiente es especialista: junto a Boca, es el club que más veces ganó la Sudamericana, con dos títulos. Fortaleza, más allá de ser novato, es un equipo muy grande, con muchos hinchas y el mítico Rogerio Ceni en el banco. El partido, de ida y vuelta, deja un buen resultado para el local, con un gol a favor y ninguno en contra, algo fundamental para jugar de visitante. La valla invicta es un gran elemento para una copa. 

Leandro Fernández se cargó la responsabilidad de ganar. En un ambiente tan hostil, es fundamental la fuerza mental de los delanteros. El punta regresó en este semestre de un breve paso por Vélez y demostró esa capacidad para patear fuerte con las dos piernas. De zurda, venció a Felipe Alves. Los dos puntas fueron símboles claves para la victoria. 

Cerrar