Donde nacen las estrellas, pero también la identidad: las inferiores, el pilar de Independiente del Valle

Los Rayados son una institución modelo por el proyecto de las divisiones menores.

De un lado del predio está el colegio. Es mucho más importante que cualquier cancha. El chico que no vaya al colegio no juega. 

El proyecto y el club está cimentado sobre las bases de las inferiores. Está sobre algo sólido: los chicos que en los siguientes años brillarán en la institución como profesionales. Pero no es una cuestión de basarse sólo en el material humano, sino que también el proyecto tiene otras cuestiones en las que apoyarse y trabajar: los equipos de los pequeños repiten patrones de comportamiento que tienen los equipos mayores como para adquirir una identidad y poder adaptarse lo más rápido posible cuando lleguen a Primera. 

De atrás hacia adelante en el predio todo tiene un sentido. Primero están los más chiquitos. Después los sub-14, 16, 18 y Primera. El sector de la Primera es el que está más alejado. A la vista de todos, pero es el sector que está más allá. Como que cada chico va subiendo de nivel a medida que va creciendo y se va mudando. Acercándose a sus sueños, acercándose al primer equipo. 

Los entrenamientos son similares. Insisten con comportamientos. Insisten con jugadas en ataque. Insisten con retos a los niños para que puedan incorporar todos los movimientos, para que se conozcan, para que automaticen. 

En el predio, los de Primera caminan y conviven con el resto de las divisiones normalmente. Ellos son sus ídolos, pero los tienen ahí, para hacerles preguntas. Y aún más: el director técnico y jefe de todo el proyecto deportivo es quien era el coordinador de inferiores y conoce a uno y cada uno de los chicos. 

Es algo que los representa, que los identifica. Independiente del Valle es también sus inferiores. Es el único club que estuvo en las cuatro ediciones de la Copa CONMEBOL Libertadores sub-20. Un verdadero orgullo ecuatoriano.

El 9 de noviembre de 2019 quedará marcado en la historia de Independiente del Valle. Su primer equipo, colmado de protagonistas que se hicieron en las inferiores, representa a cada niño que está en la cantera. Volverán pronto al centro de entrenamiento y mirarán a los ojos a todos los que seguirán sus pasos. Pero ahora tendrán un trofeo que ratificará su idolatría.

Cerrar