Cuando el Pulga Rodríguez estuvo a punto de jugar en Real Madrid

La estrella de Colón tiene una anécdota muy particular que pudo haber cambiado su vida.

Luis Rodríguez es una figura de Colón. Lo fue de Atlético Tucumán, donde es claramente ídolo. Pero hubo una situación que pudo haberle cambiado la vida por completo. 

"En todo ese viaje de Europa fui a jugar un Mundialito en Islas Canarias y con este mismo representante salí el mejor jugador del torneo. Estaba la Selección de México en las Islas Canarias entonces le preguntaron a mi representante si podía ir a hacer una prueba con ellos al Real Madrid. En realidad ibamos a jugar un amistoso, pero jugando para la Selección de México. Entonces él me dice que no, que no podíamos que nos teníamos que volver. Por esas cosas de la vida se cancela el vuelo por tres días y me da el tiempo justo para hacer la prueba, la prueba era al otro día. Fui hice la prueba entre en el segundo tiempo, metí un gol y todo y vino el coordinador deportivo en ese momento, me habló y me dijo que quería que me quede en España. Una o dos semanas para ver cómo era mi ambientación en la Reserva. Llamé a mi representante y me dijo que no, que no me podía quedar porque tenía contrato con el Inter. Yo le digo: 'pero me estoy volviendo a Tucumán, no a Italia. Dejame acá, firmá los papeles, me quedo solo y en dos semanas me venís a buscar o que me pongan un avión y me vuelvo si no va'", contó.

Y siguió con el relato: "Este señor me decía que podía traer a mi familia, esas dos semanas podrían mandarlos a buscar yq ue esté con mi familia en un departamento. No ibas a subir a mi mamá ni loca a un avión, imaginate que somos un pueblito chico y no se sube a un avión ni en pedo. Le digo que no, que me quedaba solo que no había problemas. De última el padre mío, el tutor era el representante. Le digo: 'Quedate vos dos semanas, pasala bien, mientras yo me entreno tomate vacaciones'. Que no, que no, que no y bueno fue no. Me volví a Rosario, de Rosario a Tucumán y bueno ahí a los 16 estuvimos dos meses en Tucumán y me fui a Rumania. Anduve por cuatro o cinco países desde chico. Me fui a Rumania y fui a una filial del Craiova en Rumania. Era que me iba a quedar ahí qué se yo, estuve un mes tenían que pagarme un sueldo, nunca me pagaron. Nos volvimos. Cuando nos volvimos yo le dije ahí que no quería jugar más".  

Cerrar